`La Aldea del Burrito´, en Aldeadávila, primera protectora equina de la Comunidad

Fuente: La Gaceta de Salamanca

Dicen los que los conocen bien que los burros jamás están a gusto en ninguna parte. En su comportamiento está siempre pasar de un lugar a otro, curiosear, husmear, no parar nunca. Ahora bien, estos animales han encontrado en Aldeadávila de la Ribera su particular paraíso. Allí, en pleno Parque Natural de Las Arribes del Duero, ha abierto las puertas "La Aldea del Burrito", la primera protectora de equinos que ve la luz en Castilla y León. A partir de ahora, rucios, buches y pollinos ya saben dónde se encuentra su hogar.

Una finca de más de cinco hectáreas nos espera en las inmediaciones del pueblo. El día es frío, lloviznea sin cesar y los animales buscan cobijo en los corrales. A la entrada de la protectora nos recibe Daniel Cruz, responsable de "La Aldea del Burrito" que nos guiará por sus instalaciones. A lo lejos ya se escuchan los rebuznos, en tanto los perros corretean a nuestros pies. Daniel habla de los inicios de este proyecto solidario: "Todo comenzó hace ocho años, cuando un particular cedió una finca para crear una granja terapéutica destinada a gente con problemas, desde entonces, con ayuda de nuestros socios, hemos conseguido tener esta protectora", dice.

Ahora dan cobijo a quince burros, pero han llegado a tener más de treinta y en dos años confían en superar el centenar. "Tenemos que poner límites porque mucha gente nos trae asnos que están en muy malas condiciones, además hay que tener en cuenta que mantener a un burro cuesta por lo menos un euro al día", comenta Daniel Cruz. Sin ningún tipo de ayuda por parte de las administraciones, "La Aldea del Burrito" sale adelante con las donaciones de sus socios y la colaboración de los vecinos. Muchos de ellos ceden sus parcelas para que allí puedan pastar los animales de la protectora.

©Todos los derechos reservados, reyconet.es