Valderrodrigo: El grupo local de folclore pone la nota tradicional a la fiesta de las Madrinas

Fuente: Lasarribesaldia.es

El grupo local de folclore puso esta tarde la nota tradicional a las fiestas de las Madrinas en Valderrodrigo, celebraciones en honor a la Virgen del Rosario y que hoy llegaban a su día grande con la ofrenda de la madrina 2012, puesto que ocupó Verónica Rodríguez González.

Encabezada por los charros y charras de la localidad, la Patrona salía en procesión acompañada de decenas de fieles que procedían a rezar el Rosario en el transcurso de un acto que discurría por las tranquilas calles de Valderrodrigo. Tras la Imagen, comitiva la encabezaba el párroco local seguido de la madrina y su mayordoma, encargada esta de portar la rosca que más tarde sería ofrecida a Nuestra Señora y subastada entre los asistentes.

Y entre oración y oración, plaza y plaza, los charros brindaban a la Patrona sus danzas, hoy entonadas por dos extraordinarios tamborileros: el incombustible Arcadio, de Barreras, y Ramón Guarido, de Vilvestre, aunque éste ya con un pie puesto en Valderrodrigo. La experiencia del primero y la frescura del segundo componían el binomio ideal para que jotas, picaos y pasacalles sonaran como siempre en la jornada más destacada de estas fiestas.

Concluida la procesión y el pertinente ofertorio presidido por el alcalde de la localidad, Eduardo Rodríguez, el padre de la madrina y a la postre mayordomo de la Virgen del Rosario, Juan Agustín González, procedía a la tradicional subasta de la rosca entre el público que llenaba el ágora valderrodriguense. 120 euros fue el precio final por el que se adjudicó, un buen pico para los tiempos que corren y que irá a parar a la Parroquia para cubrir las necesidades del año.

Así, finalizados los actos dedicados a la Virgen, el grupo de folclore local volvió a ocupar la plaza para brindar al respetable todo un repertorio de danzas tradicionales, aunque la nota de humor y más esperada venía por parte del grupo infantil y las danzas de paleos, que además se atrevieron –más tarde– con el cordón. Todo un ejemplo.

©Todos los derechos reservados, reyconet.es